Sabes cuál es la mejor copa para tu vino


Si pensabas que un Malbec o un espumoso se servían en la misma copa, te equivocas.

La forma, naturaleza y volumen de cada cepa influye enormemente en la copa en que se sirve. Un mismo vino servido en diferentes copas brinda sabores y sensaciones distintas.

Si hablamos de la copa ideal, hablamos de una de cristal liso y transparente, con el borde fino y ligero, no redondeado; un tallo alto para poder sostenerla y de cuerpo largo para poder apreciar mejor los arómas.

Existe una norma general y es para los vinos blancos, una copa más pequeña que la recomendada para los vinos tintos. Para los espumosos o Champagne, se recomienda una copa “flauta” alta y delgada, lo que permite que las burbujas suban hasta el borde.

Para ser más claros, estos son los tipos de copas que debes tener para cada vino:

Vinos tintos: Se conoce por el nombre de Burdeos o Borgoña, son lo suficientemente grandes para llenar la tercera parte de la copa, ya que es la cantidad perfecta para apreciar este tipo de vinos.