Rosados de moda


Aunque los vinos rosados provienen de cepas tintas, tienen un proceso de producción distinto para conservar los sabores primarios de sus frutas y una frescura muy parecida a la que tienen los vinos blancos.

Durante muchos años los vinos rosados fueron vistos con cierto desaire por los críticos, pero el día de hoy gozan de reconocimiento y cada vez son más populares. Estos extraen su color de la misma manera que lo hace un vino tinto. La diferencia entre ambos es que el contacto es más corto en el vino rosado.

El color de un vino rosado, por tanto, dependerá de la duración y de la temperatura durante el contacto entre el jugo de uva, que es casi incoloro, y las pieles de la uva durante el tiempo de maceración. Cuanto más tiempo esté la piel de la uva en contacto con el vino, más oscuro es el color de un vino rosado.

Variedades

El vino rosado no proviene de una variedad de uva o región específica. Se pueden elaborar en cualquier parte del mundo con casi cualquier variedad de uva.

Las variedades más comunes para elaborar vino rosado son: Garnacha, Syrah, Cariñena, Tempranillo, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Merlot o Cinsault. No obstante, casi todas las variedades de uva han sido utilizadas para hacer vino rosado.

Vino rosado de corte seco: Es el estilo más común producido en todo el mundo. Francia y España lideran en la producción de este vino rosado y es típico ver una mezcla de 2 a 3 variedades de uva diferentes.