Entrevista a nuestra sommelier: Cristina Fuligna


¿Cómo te llegó la afición a esto del vino, y cuánto tiempo hace que forma parte de tu vida?

Cristina Fuligna: Nacer en la capital del vino en Argentina y en el seno de una familia bodeguera es más una obviedad que una respuesta. En Argentina el vino forma parte de la canasta básica, crecí escuchando detonaciones para evitar que el granizo dañe las viñas, entregando fichas a los cosechadores o celebrando la fiesta de la Vendimia cada año. El vino es parte de la vida de un mendocino de “pura cepa”.

¿Es una realidad, o algo ya superado lo de sólo vino tinto con las carnes, y blanco con los pescados?

Cristina Fuligna: Lo bueno de combinar y maridar platos con diferentes tipos de vino es justamente experimentar y probar, sin dejarse limitar por viejas reglas o mitos. Es cierto que hay platos que definitivamente no maridan con ciertos vinos, pero no una generalidad como la de carnes rojas con tintos y carnes blancas con blancos. Siempre hay maridajes atrevidos, que salen de los parámetros, pero que encantan y funcionan muy bien.

¿A qué sommelier admiras en el ámbito internacional?

Cristina Fuligna: Jancis Robinson siempre me pareció admirable. Fue la primer mujer fuera del mundo de la enología, que comenzó a escribir de vinos con un profesionalismo indiscutible, además de iniciar con las publicaciones “pedagógicas” acerca de este tema. Y el hecho de ser una mujer, en un ámbito por muchos años dominado por los hombres, para mí le da un plus.