CINCO PALABRAS PARA ENTENDER EL VINO


Colombia está ingresando poco a poco en el consumo cotidiano de vino. La concepción de esta bebida hacía parte de una “fecha especial”, cosa que afortunadamente ya se ha ido modificando en un saludable y positivo cambio de actitud; mucho ha tenido que ver con la educación que el consumidor ha empezado a cultivar en el tema y que cada vez encontramos mayor información gracias a diversos canales.

El aporte del vino a los hogares, al lado del buen comer, han despertado más que curiosidad en los comensales que cada vez buscan más la figura del Sommelier en sus reuniones, asisten a catas de diferentes tipos y prefieren la compra de vinos en tiendas especializadas.

Siendo la educación un factor determinante en el consumo de esta bebida, hemos propuesto hacer un glosario con varias de las palabras claves que nos ayuden desde el principio a entender y valorar mucho más este producto:

1. VINO

El vino es una bebida fermentada a base de jugo de uva o mosto fresco de uva. Con este principio básico desechamos el vino de palma, vino de manzana y demás bebidas que se presenten como tal. Tampoco la debemos confundir con ciertos tipos de bebidas a base de vino pero que en su proceso incluyen diferentes procesos adicionales a la propia fermentación.

2. ACIDEZ

Especialistas declaran la acidez como la columna vertebral de todo vino; presente en los blancos, rosados, tintos, espumantes y especiales. Una de las particularidades más importantes es que protege al vino y ayuda a su conservación, además es esencial para la armonía en boca. Muchas veces somos reacios a esta característica, lo cual es algo paradójico en un país cuya riqueza en frutas con alto contenido de acidez es de consumo masivo. Variedades como Sauvignon blanc, pinot Grigio, albariño, entre otras, gozan de una acidez que realza las tonalidades de la variedad.

3. CUERPO/VOLÚMEN