De copas y decantadores


Beber un vino en la copa adecuada no es un detalle menor, lo mismo que decantar un tinto cuando lo necesita. Copas y decantadores son claves para una mejor experiencia vínica.

Un auténtico enófilo reconoce la verdadera importancia de los objetos más elegantes del mundo del vino: las copas y los decantadores, dos elementos muy útiles a la hora de potenciar la degustación de un blanco o tinto de calidad. En pocas palabras: así como la forma de las copas hace que el vino se perciba mejor, decantarlo cuando es necesario significa disfrutarlo más y realizar un mejor servicio. En el caso de las copas, los distintos diseños, tipos y formas son más o menos adecuados para cada estilo de vino (o cepaje) y fueron pensados en función de la distribución de las papilas gustativas en la lengua y en la manera en que el vino ingresa en la boca. Sin dudas, las indispensables para tener en casa son las genéricas de tinto y blanco, y la copa flauta para espumantes.

A la hora de elegir un juego, lo más importante es el tamaño de cada copa y la calidad del vidrio o cristal. Generalmente, las de tinto son más grandes y tienen una boca más abierta que las de blanco a causa de que sus aromas y sabores suelen ser más complejos y necesitan más oxigenación para “soltarse”. Las copas de blanco son más chicas y presentan una apertura más pequeña. Por último, las de espumante “tipo flauta” tienen un cáliz estilizado que ensancha en la base, para permitir que el vino se exprese sin perder temperatura, y se vuelve a estrechar en la boca para que los aromas se concentren y el gas carbónico no se escape.

Por su parte, el decantador o decanter, otro autentico objeto de deseo para wine lovers, tiene una trascendencia mayor a la elegancia o sofisticación que aporta a la mesa. Dos son sus funciones; una es oxigenar el vino para despertar los aromas dormidos por permanecer encerrados en la botella- lo que se llama “trasvasar”-, y la otra es evitar que lleguen a la copa los sólidos que se forman con tiempo.

Decantar un vino siempre es favorable para la experiencia sensorial; sin embargo, su efecto varía según el tipo de ejemplar que se vaya a beber. Cuando se trata de un vino estructurado y corpulento, decantar soltara notas ocultas, lo mismo que en los tintos de guarda jóvenes, que apenas abiertos se perciben un poco pobres en boca y nariz, y únicamente se destaca el carácter de la madera. A través del decantador se avivarán los aromas frutales y los que remiten al terruño, mientras que los taninos se suavizaran al entrar en contacto con el aire.

Utilizar las copas adecuadas y decantar un vino no es únicamente una formalidad o una extravagancia: es potenciar el placer


14 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

El terroir

Nuestro conocimiento de vino va haciéndose cada vez más profundo en la medida en la que tomamos diversidad de productos y recorremos países y regiones a través de cada botella. Si bien es una forma ma

BOGOTÁ, Colombia

Carrera 11# 84-09 Local 20

Paseo la Cabrera

Tel. 317 4278020/ 5305342 

301 2229479

CALI, Colombia

Av 4 Oeste Nº5-45

Tel. 8920343  / 317 3700817

Al entrar a este sitio usted acepta los términos y condiciones y la política de privacidad. 

EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD. PROHÍBESE EL EXPENDIO A MENORES DE EDAD

  • Pinterest - White Circle
  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • White Instagram Icon

Quiero recibir invitaciones a catas y promociones