Vinos de moda y clásicos


Todo lo que nos rodea está en un continuo cambio, aunque, lo que respecta a la bebida, los cambios de sus costumbres siguen un proceso más lento que cualquier otro. Durante siglos, los vinos clásicos se han asegurado un puesto en el mercado. Y parece que estos clásicos proceden casi de forma exclusiva de Francia: se trata de los vinos de Champagne, Burdeos y Borgoña. Solo después de la segunda guerra mundial, algunos países consiguieron crear tendencias en el mundo de las bebidas que tuvieron gran influencia en las costumbres de todos los países.

En lo que respecta al vino, Alemania estuvo durante mucho tiempo centrada en sus productos nacionales. Los vinos secos dieron paso a los dulces en la década de los 70, y consiguieron recuperar su posición a mediados de los 80.

Con la perdida de la costumbre de cocinar en casa, un mercado consolidado en la venta de vinos alemanes, y la aparición de una gastronomía más moderna, se introdujeron en el mercado más vinos extranjeros. El éxito repentino del vino en América llevo a Alemania nuevos tipos de vinos, de vides y de métodos de cultivo. La afición de los alemanes por viajar también se refleja en la amplia variedad de vinos que podemos encontrar en los almacenes. Ningún otro país del mundo importa una variedad tan grande de vinos internacionales.

Algunos vinos empiezan a ser algo más que simples bebidas o productos de lujo. El mejor ejemplo es el vino de Burdeos, que debe su gran éxito al mercado inglés. Inglaterra fue el primer país que importo vinos de Burdeos a gran escala e influyó positivamente en la reputación de Burdeos como zona de cultivo.

Lo mismo sucedió con el oporto y el jerez. El champagne, la personificación de los vinos espumosos de lujo, consiguió sus primeros fans en Gran Bretaña. En la actualidad, los británicos y los franceses siguen siendo los principales consumidores de champagne.

Los vinos Rheingauer Riesling experimentaron un éxito repentino y breve a mediados del siglo XIX. Los reyes y los príncipes pagaban por estos vinos tres veces más que por Chateau Latour o un Margaux. La primera guerra mundial puso fin al éxito de los vinos alemanes, pero los riesling se están poniendo cada vez más de moda, ya que se consideran más sanos y poseen un menos contenido en alcohol, razones por las que son idóneos para la cocina más ligera.

Los vinos italianos, en especial el Brunello di Montalcino y Chianti, gozan del mismo estatus que los legendarios Barbabesco y Barolo del Piamonte, algo que por supuesto se refleja en su precio.

Desde mediados de los 80, los vinos procedentes de América se están abriendo paso en el mercado. El pionero viticultor italo-americano Robert Mondavi creó “Opus One” con su cabernet sauvignon, una producción conjunta con la propiedad Rotschild y un vino de culto poco común del valle de Napa.

Los chardonnay de Borgoña, por su parte, han perdido considerablemente en los últimos años su imagen de vino blanco de gran calidad. En todo el mundo se ha cultivado esta vid con buenos resultados. En América, más centrada en la producción en masa que en la producción de calidad, el chardonnay entro en el mercado a precio de ganga.


0 vistas

BOGOTÁ, Colombia

Carrera 11# 84-09 Local 20

Paseo la Cabrera

Tel. 317 4278020/ 5305342 

301 2229479

CALI, Colombia

Av 4 Oeste Nº5-45

Tel. 8920343  / 317 3700817

Al entrar a este sitio usted acepta los términos y condiciones y la política de privacidad. 

EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD. PROHÍBESE EL EXPENDIO A MENORES DE EDAD

  • Pinterest - White Circle
  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • White Instagram Icon

Quiero recibir invitaciones a catas y promociones

  • Whatsapp