Los viñedos y las heladas


Una helada, sin duda alguna, es uno de los accidentes climáticos más temidos por los productores vitivinícolas, que cuando se produce en determinadas condiciones, es capaz de echar a perder toda la cosecha. ¿Qué es exactamente una helada, qué tipos distintos hay y cómo afectan al viñedo?

Desde el punto de vista agronómico, se considera que está aconteciendo una helada en el viñedo cuando la temperatura del aire medida a un metro y medio del suelo alcanza el punto de congelación del agua, es decir 0 grados, o niveles inferiores.

Según las particularidades que las provoquen, las heladas pueden ser de tres formas:

Helada por convección: Sucede cuando un viñedo es invadido por una concentración de aire cuya temperatura es inferior a 0 grados. Las plantas se enfrían por contacto y pueden sufrir diferentes daños. Estas concentraciones de aire pueden ser acompañadas por vientos y precipitaciones, usualmente de nieve, y la variación de la temperatura con la altura es negativa, sin inversión térmica.

Helada por irradiación: Este tipo de heladas ocurren durante la noche. Estas se dan ya que la superficie terrestre y los vegetales emiten energía calo